Culturaplus

7quick-paydayloans.com

Lo Nuestro
Contenido

Ensayo: Descubriendo nuestra huella ecológica Print E-mail
Tuesday, 04 March 2008 08:07
Descubriendo nuestra huella ecológica
Jorge G. Conte B.
 
En años recientes y principalmente en los países desarrollados, se ha ido acuñando una serie de nuevos términos que definen la nueva era ambiental y ecológica en que vivimos. Términos como cambio climático, calentamiento global, desplazados ambientales y huella ecológica, son algunos de los más utilizados hoy en día.
 
Medios de comunicación masivos, tradicionales y nuevos, generan miles de páginas y horas de tiempo aire dedicado a analizar su contenido, causa y efectos. Hoy quisiera describir el término más reciente y que tendrá una importancia vital en nuestras acciones para salvar a nuestras sociedades de una inminente crisis de supervivencia.
 

El término huella ecológica, es definida como el impacto (huella) que deja la actividad humana (individual, corporativa, comunitaria, global) en el espacio terrestre, definido en toneladas de CO2 (dióxido de carbono) liberadas a la atmósfera en un periodo de tiempo (generalmente por año).
 
El dióxido de carbono es el subproducto de la descomposición o quema de elementos orgánicos como las plantas, los animales, los seres humanos y en especial el petróleo y todos sus derivados. Este es el más importante gas invernadero causante del calentamiento de la tierra y que en cantidades excesivas, nos llevan al estado actual denominado calentamiento global.
 
Todas las actividades humanas dejan una huella ecológica, desde cepillarnos los dientes (producción de pasta, cepillos dentales, agua potable, energía), tomar un auto o transporte colectivo (quema de gasolina, uso de aceites), trabajar en una oficina o comprar en una tienda (energía para acondicionar el aire, luz, computadoras) almorzar o cenar (energía para cocinar, luz, neveras para enfriar bebidas y alimentos), ir al cine o una discoteca (consumo de electricidad, desechos de cartón, vidrio y plásticos, gasolina para el auto) hasta irnos a dormir (luces, aire acondicionado o ventiladores, agua para lavarnos la cara y los dientes). Cada una de estas actividades tiene una liberación de CO2 y la sumatoria de las mismas nos da nuestra huella ecológica.
 
Un ser humano promedio libera entre 10 toneladas y 20 toneladas de CO2 al año.
 
Igualmente las actividades industriales, comerciales y de construcción tienen una huella ecológica cientos o miles de veces más grande que la de un individuo y muchas veces más difícil de mitigar y/o compensar. Dependiendo de la actividad esta genera más o menos CO2 y otros componentes.
 
Para disminuir (mitigar) o compensar esta huella, tanto los individuos, las sociedades, las empresas y en especial el Estado, están en la obligación de llevar adelante un análisis de comportamiento, en el caso de los individuos y los estudios de impacto ambiental en las empresas, tan polémicos actualmente, que incluyan cambios de hábitos y programas concretos para reducir o eliminar, al igual que compensar el impacto sobre el medioambiente, ya sea, con actividades in situ o alejadas del sitio del impacto original.
 
Un proyecto de mitigación y/o de compensación podría llevar a la empresa o al individuo a pasar de ser de impacto negativo a neutro y hasta positivo si sus acciones son mayores que sus impactos. Este debería ser el norte de una sociedad neutral en sus emisiones de dióxido de carbono como lo pretenden ser Nueva Zelanda y Costa Rica.
 
Actualmente, el rápido crecimiento económico, la mayor cantidad de personas con disponibilidad de comprar y consumir productos y servicios muy variados, debido al ingreso a nuevos trabajos y los bajos precios, la ineficiencia del transporte terrestre debido a la falta de transporte masivo, uso de bombillas incandescentes y una red de generación basadas en energías no renovables, la expansión de la frontera agrícola por los altos precios de los granos y la demanda por biocombustibles, la gran cantidad de nuevos autos en circulación y los permanentes tranques en las ciudades a falta de nueva infraestructura. Al igual que el inadecuado manejo de los desechos sólidos, emisiones fijas y móviles y el abuso en la destrucción de manglares, bosques y cuerpos de agua hacen de nuestras sociedades negativas en su huella ecológica, lo que supone un gran reto para todos los Estados, sociedades, individuos y corporaciones con responsabilidad social ahora y en los años venideros.
 
El autor es fundador-director del Grupo Parques Nacionales Panamá
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
 
Banner
Banner
Banner

Partner sites: Arteplus.net | Panamaplus.net
Sponsored by Altenia

Legals | Contact